Mektres

¿Dentro o fuera?

1 comentario

DSC_0018_

Uno de los eternos debates sobre las colecciones de los museos ha sido si es acertado quitar una pieza del lugar para el que fue concebida para preservarla y difundirla. Existen muchas opiniones, pero estamos de acuerdo en decir que cuando vemos una obra que se deteriora día a día en su lugar original, no podemos evitar preguntarnos si no estaría mejor en un museo.

En el pabellón de Argentina de la Exposición Iberoamericana de 1929, hoy Conservatorio Profesional de Danza, se encuentran una serie de pinturas de Gustavo Bacarisas que llaman la atención no sólo por su tamaño sino también por el estilo utilizado.

Gustavo Bacarisas, un pintor de Gibraltar influido por el modernismo y el impresionismo, dará una vuelta de tuerca a su obra con el diseño con el que gana el concurso de carteles para la exposición. Esta inmersión en el art-decó no es la única que realizó. Al levantarse el pabellón de Argentina, se contó con nuestro protagonista para la decoración del teatro y la parte que albergaba la exposición industrial.

DSC_0002_

Recientemente tuvimos la ocasión de visitar el conservatorio y fotografiar parte de las obras, concretamente la que formaba parte del pabellón dedicado a muestras industriales. Dentro de un espacio conocido como la capilla, nos encontramos ante un conjunto de ocho pinturas justo debajo de la cúpula octogonal. Cuatro paneles rectangulares ilustran temas americanos con trajes típicos, frutos y labores; otras cuatro de forma cuadrada que ilustran un cóndor con las alas extendidas, flanquean las rectangulares. Llama la atención la falta de perspectiva y el esquematismo usado. Las distintas tonalidades de color otorgan movimiento y profundidad a las composiciones, dando como resultado unas obras excepcionales si tenemos en cuenta la trayectoria de Bacarisas.

DSC_0020_Lo primero que nos llamó la atención fue el mal estado de conservación de algunas pinturas, hecho que ha sido denunciado en algunas ocasiones desde la prensa. Debido a los desperfectos de algunas obras, comprobamos como éstas eran lienzos adosados a la pared con pequeñas escuadras y no pinturas murales o frescos, como habíamos visto en algunas publicaciones que consultamos antes de hacer la visita.

_

Una vez llegados aquí, el debate del principio parece justificado porque los desperfectos en las obras pueden influir en su conservación de cara al futuro. Bacarisas fue un pintor clave para la transmisión de estilos pictóricos por sus continuos viajes y su influencia sobre la escuela sevillana es notable. Por otra parte, todo el conjunto de la capilla con la decoración cerámica de temas prehispánicos en los pilares y los cuadros, forman un espacio realmente singular que se vería muy afectado si quitaran las pinturas.

Actualmente se están llevando a cabo labores de restauración en el pabellón, aunque desconocemos si los protagonistas de esta entrada se verán incluidos en la misma.

Anuncios

Autor: mektres

http://mektres.org/nosotros/

Un pensamiento en “¿Dentro o fuera?

  1. Las obras de arte, creo que deberían permanecer en el espacio para la que fueron creadas, ya que proporcionan a las ciudades esos caminos a recorrer y la sorpresa del visitante. Dicho esto, si la sensibilidad de los gobernantes no es la adecuada (tiempo actuales) para cuidar nuestra historia, quizás sea mejor conservarlos en la asepsia de los museos a la espera de tiempos mejores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s