Mektres

Sonidos en vía de extinción

4 comentarios

Existen sonidos que reconocemos inmediatamente en el instante que los escuchamos. Éstos son producidos por personas sin rostros que basan sus negocios en el trato más directo, moviendo su mercancía por las calles del barrio.

ventana_mektres.com

Una de esas mañanas que estás en casa notas como, a la vez que el olor a café y tostadas inunda la cocina, un sonido familiar se cuela por la ventana, —el camión del tapicero ha llegado a su ciudad—  resuena en toda la calle como banda sonora de la rutina. Seguramente lo hayas escuchado cientos de veces, aunque en pocas ocasiones se le dediquen unos minutos para pensar sobre ello. Son ejemplos de oficios comunes hace unas décadas, y que, sin embargo, hoy en día se van extinguiendo irremediablemente de la ciudad.

Tan solo un par de notas consiguen hacernos saber que el afilaó está ahí, esperando a que alguien baje a afilar sus cuchillos. Algo que parece impensable en una sociedad de consumo como la nuestra, que prefiere comprar en vez de arreglar. Una labor de otro tiempo, que va apagándose como su melodía cuando se aleja.

Pero no todas las melodías son tan agradables. El modus operandi de hacernos llegar que no tendremos que soportar más el horrible frío en la ducha es muy simple: se trata de mover la bombona de butano tantas veces sea necesario para conseguir que nadie quede sin enterarse, y ya de paso, levantarnos de la cama si no lo ha conseguido previamente la voz de quien nos anuncia sus ofertas irrechazables de melones y sandías a “¡un euro, un euro, un euro, un euro, euro!”. Otras veces, es la misma suerte la que se anuncia en nuestro barrio en forma de cupones o lotería que podrán cambiarnos la vida para siempre.

No queríamos olvidarnos, en una recopilación como ésta, del famoso pasodoble de la cabra. Un sonido cuyas pretensiones difieren totalmente de las previamente nombradas, y que sin embargo, las pocas veces que se puede escuchar hace que nos acordemos de otros tiempos. Mejores o peores, esa es otra historia.

Acompañados por una melodía o mediante su propia voz, muchas de estas personas, aún hoy, siguen ambulando por las calles, acercándonos sus servicios a nuestra puerta. Quizás estén avocados a la desaparición, o quizás, contra todo pronóstico, persistan en el tiempo, ¿quién sabe?

Anuncios

Autor: mektres

http://mektres.org/nosotros/

4 pensamientos en “Sonidos en vía de extinción

  1. El afilador… ese todavía está muy presente en mi pueblo. Incluso llegue a incluirlo como forma de daño sónico en una locura de versión musical del increíble hombre menguante que hice.
    Que quieres que te diga, una persona que vaya adquiriendo sensibilidad a los sonidos, escuchar ese sonido estridente a veces, pufff, no se a mí me daba mal rollo. Aunque, otras veces suena diferente, más suave quizás. Yo que se…

    • Lo cierto es que depende bastante del momento y las circunstancias personales al escuchar estos sonidos, pueden parecer simpáticos y entrañables, o realmente perturbadores y molestos. De una forma u otra, son característicos de nuestras calles.

      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s